¡Hola! Último mensaje del año y ya no da tiempo, pero por si acaso estás desesperado porque falta un rato para que suenen las campanadas y todavía no sabes qué poner en la mesa, igual esta receta te salva la vida. Y si no… puedes hacerla cualquier otro día, porque como siempre se hace en unos pocos minutos.

La lasaña es un plato muy versátil. Se puede hacer con muchas variantes, así que es cuestión de experimentar con distintos rellenos, con tomate, con bechamel -que también se puede hacer vegana, ya os explicaré cómo-, con especias, sin especias… En fín, como te dé la gana XD

QUÉ TE HACE FALTA:

  • Setas (de las que se encuentran en bandejas en cualquier supermercado).
  • Una lata de champiñones enteros
  • Una latita pequeña de guisantes.
  • Láminas de pasta, ya sea grandes para lasaña o pequeñas de canelones.
  • Aceite de oliva
  • Tomate frito
  • Orégano, pimentón dulce, pimienta, perejil picado, sal.


CÓMO SE HACE:

  • Pon a cocer las láminas de pasta en agua con un poco de aceite para que no se pegue al recipiente. Si son de las cuadradas para canelones, calcula 6 para cada persona: Tres para la base de la lasaña y tres para la parte de arriba.
  • Mientras tanto, trocea las setas y los champiñones en trocitos pequeños y los rehogas en una sartén con algo de aceite caliente, no demasiado. Después añades los guisantes y deja que se hagan un poco. ¡Recuerda que las setas pierden tamaño según se hacen!
  • Añade las especias y la sal, en la proporción que creas conveniente. Así queda: (pincha en la foto para verla más grande)
  • Cuando se haya cocido la pasta, coloca las partes correspondientes en el fondo del plato y coloca encima el relleno de manera uniforme para que quede bien repartido, pero deja un poco más reservado.
  • Coloca encima el resto de la pasta, y encima de esta pasta, pon el resto de relleno que has reservado, en un montoncito en el centro. Alrededor de este montoncito, pon un poco de tomate frito.
  • Añade orégano y perejil. La pasta se enfría rápido cuando se saca del agua, así que igual vendría bien meterlo en el microondas a tope un minuto, puede que menos.

Y nada más. Mira qué pinta cuando ya está terminado. Parece una comida navideña, ¿sí o no?

Pincha en la foto para verla grande

Para mi gusto esta receta está mejor con bechamel, por supuesto también vegana, que ya os enseñaré otro día cómo se hace. ¡Que aproveche! Os animo a que lo probéis y me contéis qué tal os ha parecido, que nunca me contáis naaa!!! 😉

Anuncios