Vale, pero… ¡¿cuál?! Cuando nos enteramos -y después recordamos- que pasamos buena parte de nuestra vida durmiendo, nos entra una sensación de vértigo y la impresión de que estamos desperdiciando el tiempo de una manera preciosa. Por suerte o por desgracia dormir es necesario, pero… ¿y la de horas, días, semanas, meses de nuestra vida que nos pasamos con el ceño fruncido y la boca abierta como unos lelos, acercándonos a la pantalla preguntándonos cuál de toooodas esas fuentes es la perfecta para el proyecto en el que andamos trabajando?

Así es como a Julian Hansen, un estudiante de la Escuela Danesa de Medios y Periodismo, se le ocurrió crear un diagrama de flujo para ayudarnos en esta tarea, tardó 5 días en hacerlo, lo presentó como trabajo de clase y tubo el detalle -gracias- de subirlo a internet. ¿El resultado? Su web pasó de 50 visitas semanales a 90.000, una persona ya ha hecho un póster, otra ha creado una versión interactiva y otra está desarrollando una aplicación para iPhone.

Si prefieres la “free edition”, puedes descargártelo ahora mismo pinchando aquí.

Anuncios