Interesante artículo extraído de eduangi.com

EDUARDO COLLADO – Las redes sociales, en las cuales “vendemos” y hacemos marketing de nuestro perfil son una excelente escuela para los vendedores del futuro, muchos son los conceptos que se pueden aprehender de ellas y muchos son los criterios extrapolables.

La valoración que tienen los contactos es quizás uno de los más importantes, para un perfil personal lo más normal es que esa valoración no sea considerada un gran valor, pero en el caso de las marcas es sumamente importante.

En en caso de las marcas es primordial el conseguir que el público conozcan la marca convirtiéndose en extraños, pero esa es la parte más fácil, y es un primer nivel bastante sencillo de conseguir, un gran presupuesto de publicidad puede conseguir eso sin problemas, pero eso no le va a hacer a la marca vender más.

La mejor forma de conseguir que los extraños se conviertan en admiradores a día de hoy es Internet aportando cercanía, calidad y humanidad, sin embargo, ese trabajo lo tiene que hacer alguien, los Community Managers, y tiene un valor fundamental.

Sin embargo podemos leer frases nada alentadoras como la siguiente extraída del blog de Seth Godin, un auténtico experto en la materia, y por cierto una frase desafortunada por otro lado.

Digamos que un vendedor tiene 10.000 dólares para gastar. ¿Es mejor captar nuevos clientes, a 2.000 dólares cada uno utilizando publicidad (caro) o gastar $ 10 para deleitar a los clientes una manera absoluta y abrumar a 1.000 aficionados de verdad?

La frase está extraída del artículo “The circles (no more strangers)“, un artículo en el que se trata la importancia de trabajar sobre los extraños para conseguir que vayan avanzando hasta convertirse en auténticos admiradores, pero quizás el simplismo con el que se trata el tema nos deja un poco fríos.

Es cierto que con poco dinero se puede deleitar a los auténticos admiradores, pero esos admiradores anteriormente fueron extraños y poco a poco fueron avanzando hasta llegar a esa posición, no estaban ahí desde el principio.

El trabajo requerido para que los extraños se conviertan en auténticos fans es largo, complejo y tedioso, ese es el trabajo de los Community Managers, una profesión que ya existía desde hace mucho tiempo, sólo que ahora tiene una nomenclatura diferente y misteriosamente un sueldo diferente.

Un Community Manager no es un “chaval” que tiene muchos amigos en Facebook, no es alguien a quien le apasione la tecnología, un Community Manager es lo que antes conocíamos como Responsable de Comunicación pero enfocado a Internet, alguien que tiene a sus espalda la responsabilidad de conseguir que la compañía y sus productos y servicios sean más y mejor conocidos.

A día de hoy podemos encontrar ofertas de empleo de compañías de comunicación en las que indican que buscan CMs a sueldos irrisorios, porque evidentemente no están buscando esa figura, lo único que buscan es un “agitador” y no a la persona responsable de transmitir  la imagen de la empresa.

Además, existe la falsa idea, bastante generalizada que un Community Manager es la persona que se encarga de todo lo que “huela” a Internet, como es la página web (incluido diseño y programación), la publicidad en Internet, el posicionamiento de la web, o incluso la contratación del hosting, y nada más alejado de la realidad, la función de un Community Manager debería ser la gestión de la reputación online, es decir, conseguir que se hable bien de la empresa en Internet.

Volviendo a la frase de Seth Godin, los famosos 10 dólares gastados están bien, pero no olvidemos que para poder llega a hacer eso alguien ha tenido que ganarse la confianza de los usuarios y ha tenido que ofrecer la cara más amable de la compañía en Internet, y eso sólo lo puede conseguir una persona con capacidad de decisión sobre la marca y son presupuesto, por tanto alguien formado, con experiencia y con una visión del negocio, y no un “chavalín” que escribe en twitter y facebook mientras actualiza la web con un sueldo bajo y sin ningún tipo de decisión sobre la marca.

Así que no sólo no es productivo para la empresa ofrecer las herramientas para hablar por la marca a un “agitador”, sino que es hasta contraproducente, alguien sin experiencia, sin visión y con un bajo salario puede hacer un importante roto a la empresa en la reputación online.

Ya sabemos cual es la función de los CMs, ahora “sólo” queda conocer su importancia y responsabilidad para comprender que no puede ser cualquiera ya que de esta persona depende que nos podamos gastar sólo 10 dólares para “deleitar a nuestros clientes”.

Anuncios