Pues sí señores, que buena falta me hacía. Que uno no es una gran agencia… ni un modesto estudio… de hecho éste que os escribe es un humilde proto-diseñador que pretende dejar de poner cafés y encontrar algo parecido a clientes de vez en cuando, soñando con poder vivir de ello algún día gracias a alguien que considere que soy merecedor de una triste nómina… pero los que sigáis mi blog habitualmente sabréis lo que voy a decir: ¡Eso no quita que tenga que cuidar uno su imagen de marca!

Así pues, ha llegado el gran momento. El glorioso día en que a los creadores de los logotipos más reconocidos del planeta les flaquean las rodillas, se muerden las uñas y les castañetean las entrañas de expectación… O_O

¡Voilà!

Pues sí, ya en serio, sabéis que creo en las marcas sean grandes o pequeñas y desde esa perspectiva me parecía un tanto ridículo que yo mismo, que tanto insisto en esa imagen que todos podemos / debemos expresar y cuidar, ya sea comercialmente, socialmente en la web 2.0 o donde quiera que sea, no tuviera mi propio logotipo. Ha habido algunas imágenes que he mostrado pero no dejaban de ser experimentos sobre los que ponía mi nombre online, bizilagun, y ya llevaba un tiempo pensando que tenía que dejarme de historias y crear un logo definitivo. ¿Qué os parece? Espero vuestros comentarios.

Pensando que este logotipo se verá básicamente a tamaños pequeños y en pantalla, el efecto se aprecia mejor si se ve en ese ámbito. Los puntos no dejan de ser más que la palabra bizilagun distribuida en tres líneas, y la verdad es que me encanta cómo encajan unos caracteres con otros. Estoy muy contento con los espacios, el interlineado que se solapa…

La tipografía es Atomic Clock Radio, y se simula una superficie limpia perforada por un montón de agujeros. El color naranja se asocia, entre otras cosas, a la creatividad, que surge como una luz desde la oscuridad. La creatividad siempre se abre paso, y siempre hay respuesta para un briefing, para una necesidad, siempre hay respuesta para una pregunta, siempre hay un consejo para un problema. Así es como la luz naranja de la creatividad aparece, por unos agujeros o por otros, grandes o pequeños, con mayor o menor intensidad, pero siempre acaba surgiendo, solucionando las necesidades de alguien que la necesita.

Acabáis de ser testigos de un momento histórico. Que lo sepáis 😉

Anuncios