Una de las facetas que más me gustan del trabajo de un diseñador es la creación de imagen corporativa. Que un proyecto sobre el que ni siquiera el propietario o responsable tiene demasiada idea, y que gracias a ese milagro llamado creatividad pase por un proceso de naming, branding… y acabe teniendo personalidad propia.

Y no son más que empresas, que vete tú a saber si su oficina parece sacada de una escena de Cuéntame, pero que gracias a ese proceso ofrecen al público, clientes potenciales o de facto, una imagen que les atrae, y quién sabe si les encanta, y quién sabe si les apasiona.

Me he dado un paseo por Behance para enseños algunas de las mejores creaciones gráficas corporativas. Pincha en cada una para ver los trabajos completos.

Anuncios