Los maravillosos 4 sentidos de Campofrío

Deja un comentario

Hace unos años, cuando Aquarius nos empezó a acostumbrar a relacionar publicidad con el calocillo más humano, y cuando mucho antes BMW nos ponía los pelos de punta con tan solo pensar en el placer de conducir, todavía no teníamos idea de que en 2010 habría un spot, español además, que nos haría tirarnos siete minutos llorando a moco tendido.

Porque oye, al compartir esta clase de cosas, uno siente que tal vez lo mejor sea decir: “Si alguien puede verte llorar, mejor míralo en otro momento más íntimo”, pero qué narices, que la gente que tienes alrededor te vea llorar todo lo que haga falta. Identifícate y que se identifiquen. Emociónate y que se emocionen. Daos un abrazo, avisad al jefe para que deje lo que esté haciendo y se acerque a mirar. No, no le mandes un privado o un mensaje directo: Que se levante y venga aquí, a tu pantalla, donde al pasar esos siete minutos (y cuatro sentidos) pueda demostrar que aunque a veces no lo parezca, él también es humano 😉

Los créditos de esta obra de arte -porque lo es- se incluyen al final del propio spot. ¿Lista la caja de pañuelos? Dale al play:

Si no te ha conmovido hasta la médula, háztelo mirar.

[Via Paquirrín Elías]

Anuncios

Follow Friday! #FF (17)

Deja un comentario

Pues sí, otra semana más. Enhorabuena a quienes tengáis el finde libre, y a quienes no… ¡os acompaño en el sentimiento! Soy uno de vosotros.

Ha llegado la hora de dedicar un pequeño espacio a alguien destacado de la escena twittera en cuanto a publicidad, diseño, 2.0 y otras hierbas. Y hoy estamos con gente que las mastica todas muy bien: MediaMarkt, Bayer, Telecinco, Vocento, La Caixa, Ayuntamiento de Barcelona, MásMóvil, Bacardi, Danone, Mahou, Panasonic o Vueling son tan solo algunos de los clientes de esta agencia de publicidad que se mueve entre Madrid y Barcelona. Emmm… a ver, no es que estén en Zaragoza, ¡no me seáis rebuscaos que os conozco!

Os hablo, ni más ni menos, de BeRepublic. Su cuenta @berepublic tal vez no sea de las más activas, pero prácticamente cada vez que publican un enlace, sé que va a merecer la pena echarle un vistazo. Además, como no sólo de RT’s vive el twittero, además de links interesantes, despiertan interacción, debates, opinión y esas cosas que sí se echan en falta en otros timelines.

Cinco consejos para ser creativo, según Mashable

Deja un comentario

MARKETINGDIRECTO.COM — Las galas de premios y las series de televisión como Mad Men ha hecho que, cada vez más, la gente se de cuenta del glamour de la industria publicitaria y, probablemente, no haya un papel más inspirador, frustrante y, a veces, atractivo, que el de un creativo publicitario.

Los creativos de publicidad suelen dividirse en dos ramas. Los copywriters, que son los responsables de crear los conceptos creativos y escribir los textos para los anuncios (si hacen falta); y los directores de arte, que trabajan con los copys para modelar las soluciones visuales a los problemas creativos.

Pero los creativos no son los encargados de todo el proceso de creación publicitaria. Trabajan con equipos con directores de cuentas, productores, directores de proyecto, planificadores de marca y otros profesionales que supervisan el trabajo creativo y de marca para los clientes.

Para una campaña típica, los planificadores de marca y los directores de cuentas destacan unos objetivos específicos para completar la estrategia de comunicación completa de un cliente. Los directores creativos tomarán estos objetivos, los briefs creativos, y trabajarán con sus equipos creativos para crear una serie de ideas que ofrecer a los clientes. Cuando se aprueban las ideas, el director creativo será el que dirija la ejecución de la campaña.

Para que los aspirantes a este tipo de profesiones logren hacerse un hueco en la industria publicitaria, Mashable ha publicado cinco consejos, de parte de algunos de los mejores creativos de esta industria. Aquí los tienes >>>

Follow Friday! #FF (12)

2 comentarios

Movistar, Puma, Inversis o Red.es son algunos de los ilustres clientes que tienen bajo el brazo en Territorio Creativo, una agencia de publicidad madrileña que desde 1997 ha venido creando campañas, gestionando presencia en medios y dinamizando comunidades, a la vez que mantienen una de las cuentas de twitter más interesantes, en @tcreativo

Para ellos va el #FF de esta semana. Porque si les haces un follow, no te van a decepcionar. Seguro.

La campaña de Apple “Get a Mac” ya es historia

Deja un comentario

Y lo siento, no sólo me refiero a que sea una campaña histórica, por su calidad y su éxito, sino que desaparece. Enhorabuena a TBWA / Media Arts Lab, agencia que la hizo posible.

El primer anuncio en el que dos personajes muy diferentes -interpretados por Justin Long y John Hodgman- se presentaban diciendo “Hola, soy un Mac” y “Hola, soy un PC” se estrenó en 2006, y ahora el enlace de apple.es que dirigía a los spots lleva a una página donde te explican por qué deberías comprarte un Mac, pero no a los anuncios 😦

Seguro que vosotros os habéis reído tanto como yo viéndolos durante estos cuatro años, así que vamos a ver una recopilación de los momento más memorables en español:

¿Una curiosidad? John Hodgman (PC) también es maquero.

[Via Ads Of The World]

Con buen sabor de boca

Deja un comentario

Seguramente alguna vez alguien os ha dicho que probéis una comida sin saber qué era, con cierta desconfianza la has probado, y… eh, está bueno, pero ¿qué es? No sabrías decir qué sabor tiene exactamente, y te preguntas de qué está hecho. Lo único que sabes es que te ha gustado mucho… pero te quedas con las ganas de saber qué era.

Algo así es lo que me queda después de asistir ayer a la Portfolio Night, un evento maravillosamente organizado en Madrid por los chic@s de Leo Burnett, en el que un buen montón de diseñadores, creativos y demás aspirantes a dedicarse al mundo de la publicidad tuvimos la oportunidad de reunirnos, cada uno de nosotros, con tres directores de arte. No tuve que esperar mucho: Apenas un ratito después de charlar con gente que conocí por allí, hicieron un breve speech introductorio y subí como parte del primer turno a la cuarta planta, donde se nos hacía la boca agua en una sala llena de iMacs en reposo rodeados con toda la parafernalia que uno se puede esperar de un estudio creativo: Post-its con frases inspiradoras, gatos chinos de la suerte, papeleo, colorido, y ese orden dentro del caos al que tantos diseñadores estamos acostumbrados.

Y allí me ví, menos nervioso de lo que pensaba -el buen rollo generalizado lo propiciaba- y con más soltura de palabra de la que me caracteriza habitualmente, sentándome junto a tres directores, dos de ellos de Leo Burnett y un tercero de Shackleton. Y les gustó mi material. Lo que vieron no estaba mal, gráficamente no estaba mal logrado, y captaron sin problema mi pasión la publicidad. Aplaudieron algunas buenas ideas y aspiraciones -a Shackleton le pareció maravilloso animar a las pequeñas y medianas empresas a hacerse publicidad en serio– y su consejo fue estupendo.

Sí, su consejo, en singular, porque los tres directores me dijeron lo mismo: “Decídete”. Y es que la mayoría, o buena parte, de los que estuvimos allí ayer pecamos de lo mismo: Mucha gráfica, mucho cartel, mucho logotipo, pero ¿qué hay detrás de todo aquello? Y es que les parecía muy bien que haya hecho un catálogo para un salón de peluquería y estética, que dentro de poco os enseñaré, pero lo que tuve que haber previsto es que en una agencia de publicidad, no les importa tanto el resultado final de aquello que me ha estado quemando las pestañas delante de la pantalla durante semanas, o lo chulo que sea un logo, o lo llamativo que sea un cartel, sino todo lo que hay detrás, las tripas del proyecto, el desarrollo del briefing, las notas, la idea detrás del cartel, de por qué esos colores y no otros, de cómo el cliente va a vender más y mejor -sea un producto o una imagen de marca o un sentimiento o lo que sea que deba venderse- y todas esas cosas que engloban lo que conocemos como publicidad. Todo el enorme culo sumergido que tiene el iceberg de la publicidad, y no solo la parte que queda por encima de la superficie y que la gente ve cuando enciende la tele o pasa las hojas de una revista.

¿Qué quieres ser entonces? ¿Copy? ¿Director de arte? ¿Diseñador gráfico? ¿Creativo? Ayer fui capaz de saborear la experiencia, y me encantó, pero no sabía distinguir los sabores. Hubiera querido volver atrás en el tiempo y volver a preparar un portfolio mejor, con más ideas, con más intención, con más objetivos, con más case study, y no sólo un puñado de imagenes atractivas, por más atractivas que fueran (que tampoco está mal).

Un día después y sin poder ni querer dejar de darle vueltas, creo que solo hay algo que podría gustarme tanto o más que el diseño gráfico, y es el proceso creativo que hay detrás. Las reuniones, los brainstorms, buscar fuentes de inspiración donde menos te lo esperes, callarse la boca y escuchar al cliente explicar a dónde quiere llegar, tratar de dar en el clavo respecto a qué podemos ofrecerle a ese cliente, al tiempo que el resultado sea memorable para el público target, imposible de ignorar. Un spot, un cartel, un anuncio en prensa, que te haga levantarte del sofá, o coger el teléfono, o querer informarse más, querer acercarse al cliente de forma irrefrenable, sentirle como un amigo, como alguien que ha hecho algo por él, como cuando yo veo la “Mano” de BMW y se me ponen los pelos de punta. ¡Después de aquel anuncio es cuando me dí cuenta de que quería sacarme el carnet de conducir, os lo digo en serio!

Y estos tres directores estupendos me han enseñado algo de lo que no siempre era consciente hasta ahora: Que la publicidad está llena de gente muy diferente que aunque trabajan codo con codo y se hacen imprescindibles los unos a los otros, cada uno tiene un papel que cumplir para que todo salga perfecto. Un reloj puede ser muy bonito, pero es inútil si no tiene una maquinaria que cumpla su cometido.

Ahora me toca a mí saber cuál de esos papeles quiero cumplir.

[Muchas más fotos de la Portfolio Night 8 en la página de bizilagun.design en Facebook]